EL EXCESO DE CONSUMO DE TECNOLOGIAS Y SU RELACION CON EL APRENDIZAJE EN LOS NIÑOS

Escrito por Claudia Rodriguez el . Publicado en Articulos

 
 
tecnologia en niños
 
 
 
Hoy en día en la modernidad existente, los niños a temprana edad se ven enfrentados a una dinámica interactiva tan activa que es un estímulo y respuesta constante, quiero algo lo busco y lo encuentro, como también  una acción –reacción de infinitas posibilidades, pulso un click y obtengo lo que deseo, desarrollando una cultura del adquirir y desechar instantáneo que viene dándose desde hace algún tiempo, con frases tales como; lo que no me sirve lo desecho.
Estas conductas que se ejecutan habitualmente dentro del área de la tecnología  van generando pautas de comportamiento que afectan directamente a la conducta, sobre todo, cuando la exposición a la pantalla, es durante largas horas diarias. El estar  frente al computador, tablet, celular, televisión, consolas, etc., durante un excesivo de tiempo, puede llevar a nuestros hijos a desarrollar una adicción silenciosa. 
 
Ya que la constante ejecución de estas acciones antes mencionadas, crean en nosotros un patrón conductual, que escribe un guión en nuestro cerebro repetidamente. Imaginémonos un niño que juega con consola durante varias horas al día. Su patrón de comportamiento frente a la actividad es:
 
a)Aislarse del mundoEn la medida que está más horas frente a la pantalla, aprende a aislarse del mundo, se desvincula de lo real para establecer conexión con la ficción. Y desde esa percepción va desarrollando su percepción de la vida. Una vida en solitario e individualista.
 
b)Acceder a lo instantáneo: Lo quiero lo busco y obtengo, esa dinámica se convierte en lo habitual, proyectando esta acción incluso cuando solicitan algo a sus padres,  lo requieren de manera inmediata, porque si no lo obtienen en el tiempo que ellos desean, suelen frustrarse, llegando incluso a manifestar su descontento con faltas de respeto hacia sus padres queriendo ejercer autoridad y en caso extremo existen manifestaciones agresivas  en el lenguaje expresivo, como también a nivel fisico hacia sus progenitores o también hacia ellos mismos.
 
c)Afecta al desarrollo de habilidades sociales: Frente a la pantalla es inexistente la interacción, crea relaciones virtuales, donde es inexistente casi el desarrollo de las habilidades sociales. Por ende crece con un guión escrito en su interior de extremo individualismo. Es este factor en parte lo que va generando niños a temprana edad con el llamado síndrome del “emperador” (Todo lo quiere y todo se le da) o con un Narcisismo poco sano (niños que  se creen dueños del mundo y exigen pleitesía del resto y esto es porque se creen superiores al resto) incluso puede desarrollar conductas obsesivas si el exceso de tecnología se transforma en una adicción.
 
Esta situación a nivel sistémico nos habla de una carencia afectiva parental importante. Porque muchos padres para no ser “molestados por los hijos” recurren al adormecimiento de la pantalla, con órdenes tales como: -Anda a ver Televisión, mejor!. Te doy permiso para que juegues con la consola!. Toma el Tablet y tranquilízate! Muchos de estos diálogos los he visto en el cotidiano vivir. 
Al niño no sólo le está llegando la orden, sino que también la intención del lenguaje emocional que los padres creen que no están manifestando. 
Y esta habilidad al no ser desarrollada en el futuro en el área social-laboral puede verse muy afectada porque no sabrá cómo establecer vínculos sanos con sus compañeros de trabajo, amigos, jefes e incluso pareja.
 
d)Disminuye desarrollo de crecimiento emocional: El exceso de horas frente a la pantalla, genera en los niños y adolescentes una deprivación en el desarrollo emocional, debido a la falta de interacción con personas reales, les dificulta relacionarse, se sienten no comprendidos y prefieren aislarse. Esta conducta genera baja autoestima y por ende afecta ámbitos de la vida que inducen a las personas a descubrirse, desarrollarse y crecer.
Muchos de estos padres llegan a mi consulta estresados porque en el colegio los hijos, presentan problemas de comportamiento y dificultades para aprender, por ende se ven afectados sus promedios académicos. 
Los efectos del exceso de tecnología también retrasan el desarrollo de aspectos importantes de las habilidades cognitivas.
Algunos de los casos que llegan, cuando les pregunto a los padres; ¿Cuántas horas los niños están frente a la pantalla?, muchos de ellos dedican 4 a 5 horas diarias.
 
Los niños por lo general son inquietos y requieren de actividades que les inviten a descubrir el mundo. Es por esto que quiero proponer a los padres e incluso docentes la siguiente actividad:
 
BAÑOS DE BOSQUE O SHINRIN YOKU
 
Esta actividad la pueden realizar junto a sus hijos y resulta beneficioso no solo para el desarrollo integral de los niños, sino que también para ustedes como padres, invitándoles a desarrollar vínculos afectivos amorosos y nutritivos para ustedes y para sus descendientes, como también bajar niveles de estres.
 
Baños de bosque nace de una terapia japonesa llamada Shinrin Yoku, que es el pasear por los bosques o lugares donde prima la naturaleza. Allí se dieron cuenta que las personas disminuían sus niveles de estrés y de agotamiento, mejorando su estabilidad emocional e incrementando su potencial creativo. 
 
Los beneficios de baños de bosque, llegaban afectar incluso a nivel inmunológico disminuyendo pautas propias de enfermedades como la depresión y el Alzheimer. Los resultados cientificos de algunos casos han resultado tan sorprendentes que se encuentran estudiando otras áreas para llegar a una conclusión más concreta.
 
La idea es sumergirse con todos los sentidos en estos paseos, siendo consciente de los aromas, los sonidos, las texturas, la belleza de lo que observamos y cómo lo observamos. Integrando a nuestro ser el placer de contemplar, sin pensar en preocupaciones. Es transitar desde la atención plena; pensar, sentir, decir y actuar en concordancia a la actividad que estamos realizando, centrándonos en el presente. es una sencilla práctica de Mindfulness.
 
Desde esa línea compartir con los hijos a través de lo que puedan descubrir en esos baños de bosque puede ser una gran experiencia para ambas partes.
 
Prueba la experiencia y observa los cambios en ti y en tus hijos, recuerda que para observar efectos reales requieres de una cierta disciplina. Ejemplo hacer la actividad los fines de semana por un mes.
 
¿Qué hacer?
  • Modera las horas frente a la pantalla, crea un horario diario.
  • Genera actividades que inviten al descubrimiento, entretención y creatividad.
  • Mejorar calidad de tiempo con los hijos (atención plena)
  • Pasea con los hijos dos veces por semana como mínimo por lugares donde prevalezca la naturaleza.

 

  • NOTA El compartir con los hijos es un aprendizaje mutuo, ellos aprenden como interactuar con el mundo a través de las enseñanzas parentales y del entorno, y ellos nos muestran a nosotros los padres el reflejo del cual están aprendiendo.
  • El uso de la tecnología puede ser muy beneficioso si regularizas su uso.

Klaudia Rodríguez Rolin