La psicopedagogía es una rama de la psicología, especializada en observar cómo factores Psicológicos, biológicos,  variables ambientales  o disfuncionalidad en la organización  de los conocimientos, pueden  estar interfiriendo en el óptimo proceso de enseñanza – aprendizaje en  los niños y adolescentes.

Para ello, existen una serie de baterías, pruebas o test que nos permiten observar y obtener un diagnóstico sobre lo que puede estar sucediendo, ante las dificultades de aprendizaje de los alumnos, a nivel cognitivo y emocional.
Ante esa observación el profesional  elabora un plan de acción especialmente para esa persona. 
El especialista conoce y sabe que cada ser, es individual.  Con circunstancias y situaciones de vida, propias. Donde presenta  talentos  y recursos internos personales . Y en base a esto se construye la planificación que colabora con el proceso enseñanza –aprendizaje de los niños y adolescentes.
¿Qué contiene esa planificación?
Objetivos de logro basado en la información arrojada en el diagnóstico.
Pautas de trabajo que benefician la autoestima, motivación hacia el aprendizaje,  integración de nuevos hábitos y estrategias en caso de poseer vacíos en los contenidos escolares.
Para el eficiente trabajo, se elaboran actividades que contengan  elementos didácticos. De esa manera, la comprensión de los aprendizajes se convierten en  significativos» para el individuo. 
El profesional, comprende que cada tiempo y ritmo es individual y debe  ser respetado. Ya que si se obliga al niño, se corre el riesgo de agudizar la su dificultad para aprender.
¿Cómo interviene?
Desde un acompañamiento constante,  desarrollando  estrategias entretenidas para  motivar el aprendizaje holístico en el niño o adolescente. Proporcionando nuevas herramientas y recursos que permitan incrementar las habilidades.
En este proceso la colaboración activa de los padres y del establecimiento educativo es indispensable para el éxito de la terapia.
 
¿Cómo evalúa?
La evaluación es en cada sesión, a través de observaciones directas y pautas de logro de contenidos. Por lo general contienen la siguiente información:  Advierten la   manera de afrontar los  aprendizajes,  la manera en que  abordan las situaciones problemáticas , el  mecanismo del cómo resuelven las dificultades.  Reparan en la opinión que tiene la persona sobre sí mismo y sobre los demás y por último, vislumbra si los nuevos hábitos y dinámicas son eficaces y eficientes para quien asiste a terapia y si éstos,  han sido asimilados.
Cada tres meses, se realiza un estado de avance, informe que  permite a los padres observar los objetivos que se han trabajado y los logros obtenidos. Junto con ello también se describe las cualidades que han ido desarrollando durante el transcurso del proceso.
Complementando con sugerencias y observaciones  para los padres y docentes, si se requieren. Con la finalidad de  desarrollar estrategias en casa que sean un aporte para todo el grupo familiar y en especial para quien asiste a terapia.
¿Cuándo se observan los beneficios?
En un lapsus de tiempo pertinente, se van proyectando y reflejando los beneficios del  trabajo.  La  persona comienza a mejorar   las notas,   la  conducta, la motivación frente al aprendizaje y  el sentido de responsabilidad.
Afectando positivamente en  la  ampliación de recursos internos y talentos,  en la  toma decisiones asertivas y en  la seguridad de si mismo.  En definitiva, se torna un Ser  consciente de sus actos y de sus dinámicas.
Esto lo lleva a futuro a establecer relaciones sanas, con la familia, con los  amigos y con la pareja. 
Esta enseñanza  se transforma en aprendizajes de vida, afectando directamente a su desempeño profesional  y laboral.
Constelaciones familiares y psicopedagogía
Esta filosofía de vida, basada en en  los  órdenes del amor, generan un plus para la observación de ese lenguaje inconsciente que el niño o adolescente pueda estar manifestando.
Es la imagen interna, aquella que entrega un mensaje  que se esconde a través del
«bajo rendimiento escolar «,  del » déficit atencional», de las  «conductas disrruptivas» ,  de las «adicciones», del «Bullying»,  de la «hiperactividad» e inclusive de la manera que elige establecer relaciones socio-afectiva , con los demás.
Para atender a ello, se realizan  dinámicas de índole  didáctico que permiten  al profesional sentir  una mayor comprensión de las dificultades que presenta la persona, ya sea por movimiento interrumpidoimplicaciones o vinculaciones con alguno de los miembros de la familia.
Bajo esta mirada, el profesional, al desarrollar la línea de acción.  Prepara no sólo actividades de índole escolares sino que también entrega metodologías que permiten potenciar herramientas y desarrollar habilidades de índole integral. Es decir se ocupa  de acompañar esos procesos,   abordando las áreas de la emoción, del  espíritu, del cuerpo y la mente.
 
Para esto,  se requiere de un trabajo sistémico y constante, porque los milagros de esa índole no se construyen en un día.  
Cada persona es diferente a otra, y como mencioné anteriormente cada ritmo de aprendizaje es personal.
El niño o el adolescente debe tomar la información, codificarla, comprenderla, darle un sentido, asentir a lo que se va integrando en su Ser, lo complementa otorgándole una intención emocional. Luego lo aplica diariamente, hasta que se transforma en parte de su vida. Allí, recién allí, integra lo aprendido y comienza a relacionar lo nuevo  con otras informaciones, creando nuevas formas de acceder al aprendizaje y de utilizar lo que profundiza. Cuando esto sucede es cuando podemos decir que, estamos frente a un aprendizaje significativo en la vida de ese niño o adolescente.
También se requiere que los padres sean responsables en el seguimiento de la terapia. Es imprescindible la constancia para el  logro de  los objetivos y los progresos pertinentes.
Para crear un hábito se requieren de  91 días, aproximadamente. Imagínese que Ud. lleva a su hijo a  un profesional una vez por semana y de allí no existe un apoyo en casa habitual. ¿Logrará ese niño o adolescente afianzar lo que va aprendiendo?
La piscopedagogía, no es ser un profesor particular de x contenido de aprendizaje. Es un profesional que  observa, acompaña y re- educa a través de estrategías diversas, abordando  la educación de manera holística  (cuerpo, mente y espíritu) con el objetivo de favorecer  el desarrollo evolutivo  integral, del niño o del adolescente.
De esta manera, sus aprendizajes se transforman en enseñanza de vida.
 
Escrito Por
Claudia Rodríguez Rolin